TOXINA BOTULÍNICA

Características del tratamiento con toxina botulínica

El tratamiento con toxina botulínica o, Botox o Dysport de acuerdo a sus posibles nombres comerciales, actúa relajando los músculos que producen las arrugas dinámicas, aquellas que se forman por la gesticulación o la expresión del rostro.

La toxina botulínica es un producto biológico derivado de una bacteria llamada Clostridium Botulinum y su producción, para sus diferentes usos, se realiza bajo condiciones científicas seguras y muy controladas.

Las diferentes cepas de Clostridium botulinum producen siete formas inmunológicamente distintas de toxina botulínica. Su denominación va desde la TbA hasta la TbG. Los subtipos más usados para aplicación médica o estética son la toxina botulínica tipo A (TbA) y la toxina botulínica tipo B (TbB).

Además del uso estético, esta sustancia se utiliza en otras especialidades como la neurología y la oftalmología desde hace más de 10 años.

El tratamiento con toxina botulínica no cambia la expresión de la cara.

La toxina botulínica se aplica a través de micro-inyecciones en la zona a tratar. Su aplicación debe realizarse por médicos especializados y se realiza en unos pocos minutos.

Por lo general, sus resultados comienzan a notarse a partir de las 72 hs luego de la aplicación. El efecto de la inyección de toxina botulínica dura entre 3 y 6 meses, que depende de factores como la edad, el tipo de actividad muscular, la profundidad de las arrugas y la dosis aplicada.

Las principales zonas de aplicación de la toxina botulínica son la frente, el entrecejo, y alrededor de los ojos (las famosas "patas de gallo") y la boca.

¿A partir de qué edad se puede comenzar a aplicar toxina botulínica? No existe una edad determinada. Por un lado, algunas personas lo hacen desde jóvenes para prevenir la formación de arrugas. Otras, en cambio, buscan borrar y atenuar las líneas de expresión, ya que el músculo se relaja, no se contrae y, además, le otorga frescura y luminosidad al rostro.

La toxina botulínica está contraindicada en embarazadas, durante la lactancia, en individuos alérgicos a la albúmina humana y en quienes sufran enfermedades neuromusculares.

SOLICITÁ UN TURNO O HACENOS
TU CONSULTA

Consulta médica, un punto clave: