PEELING, REJUVENECIMIENTO FACIAL

SOLICITÁ UN TURNO O HACENOS
TU CONSULTA

Consulta médica, un punto clave:

PEELING

Piel totalmente rejuvenecida, fresca y sin imperfecciones

El peeling, es un procedimiento mediante el cual se remueven las capas más superficiales de la piel, que luego son reemplazadas naturalmente por células nuevas, dejando la piel totalmente rejuvenecida, más suave y firme, atenuando arrugas, pecas, manchas y cicatrices.

El mismo puede realizarse a distintas profundidades, y de distintas formas; de la evaluación que te realice la médica especialista surgirá la necesidad del tratamiento más adecuado para el paciente.

Los peeling nos ayudan a acelerar la exfoliación natural de la piel, es decir, se favorece la eliminación de células muertas y se promueve la regeneración celular incrementando la producción de colágeno. Se consigue una piel sana, tersa y libre de impurezas. Puede realizarse peelings químicos o mecánicos, de mayor o menor profundidad, si también queremos atenuar arrugas y rejuvenecer la piel.

También se realiza en casos de pieles gruesas y porosas, para el tratamiento de:

  • Manchas generadas por el sol.

  • Combatir el acné y sus secuelas.

  • Mejorar el aspecto de estrías.

  • Atenuar las líneas de expresión y arrugas finas.

  • Ablandar los puntos negros de manera que son más fáciles de eliminar.

  • Reducción de poros dilatados.

  • Pieles seborreicas.

  • Pieles deshidratadas.

Sólo o combinado con otros tratamientos se obtienen resultados efectivos y beneficiosos. Resultado: Un rostro luminoso, sedoso, suave y una piel elástica y resplandeciente.

Peelings que ofrecemos:

  • Microdermoabrasión con punta de diamante o Peeling Mecánico con hoja de bisturí.

  • Peeling Químico superficiales y profundos con distintos tipos de ácido: glicólico, retinoico, salcílico o tricloroacético, dependiendo el efecto buscado.

¿Cuáles son los principales tipos de Peeling químicos?

Existen diferentes tipos de ácidos que se utilizan para realizar peelings. La acción de cada uno de ellos varía dependiendo del ph y la concentración a la cual se encuentran.

Ácido Glicólico
Se extrae de la caña de azúcar. Es una molécula de pequeño tamaño que consigue buena penetación en la piel. Puede irritar. Se indica en manchas, envejecimiento y acné no inflamatorio.

Ácido Salicílico
Se extrae de las hojas del sauce. Penetra con facilidad en los poros de la piel y tiene efecto antiséptico por eso es muy útil para desinflamar lesiones de acné. Ha demostrado beneficios para tratar manchas.

Ácido Mandélico
Se extae de las almendras y tiene la ventaja de no producir tanta irritación como el ácido glicólico siendo útil para tratar manchas y acné en pieles más sensibles. Puede emplearse en pacientes con piel oscura.

Ácido Retinoico
Estimula la formación de colágeno y reduce la dilatación de los poros, es útil para tratar el envejecimiento de la piel y el acné no inflamatorio.

Ácido Tricloroacético
Produce coagulación proteica y síntesis de nuevo colágeno. Se indica para tratar cicatrices más profundas y pieles muy fotoenvejecidas. Debe realizarse siempre en pieles claras.

SOLICITÁ UN TURNO O HACENOS
TU CONSULTA

Consulta médica, un punto clave: