TOXINA BOTULÍNICA

Otros usos medicinales de la toxina botulínica

Los usos de la toxina botulínica son bien conocidos en el ámbito de la estética, pero desde hace mucho más tiempo se usa en diferentes ramas de la medicina occidental.

La primera aplicación medicinal de toxina botulínica se realizó a finales de la década de 1970 como tratamiento corrector del estrabismo, una patología oftalmológica caracterizada por la hiperactividad de los músculos encargados de movilizar el globo ocular. Recién a partir del final de la década de 1980 comenzó a usarse como tratamiento estético.

La toxina botulínica actúa sobre los músculos en los que se aplica y, dependiendo de la dosis, genera desde la relajación hasta la parálisis de los mismos.

A su vez, la neurología es otra de las ramas de la medicina que ha hecho y hace uso de la toxina botulínica para tratar diferentes trastornos, sobre todo aquellos relacionados con las contracciones involuntarias de los músculos (distonías). Por ejemplo, la aplicación de toxina botulínica es considerado el tratamiento más eficaz para la mayoría de las distonías focales.

Otros tipos de distonías que son tratadas con toxina botulínica son la distonía cervical (tortícolis espasmódica), el espasmo hemifacial y ciertas distonías de miembros y afecciones que cursan con una hiperactividad muscular, como el síndrome de Tourette.

A su vez, la aplicación de la toxina botulínica tipo A se usa en problemas vertebrales como cervicalgias, lumbalgias y ciatalgias.

Las principales zonas de aplicación de la toxina botulínica son la frente, el entrecejo, y alrededor de los ojos (las famosas "patas de gallo") y la boca.

Otros usos clínicos de la toxina botulínica son los del tratamiento de la hiperhidrosis (sudoración excesiva), idiopática o primaria y la sialorrea (excesiva formación de saliva). Por ejemplo, en el caso de la hiperhidrosis, la toxina botulínica logra relajar la actividad de las glándulas sudoríparas, disminuyendo la aparición de sudor en las zonas tratadas como pueden ser las axilas, manos y pies.

SOLICITÁ UN TURNO O HACENOS
TU CONSULTA

Consulta médica, un punto clave: