El cuello y el escote se caracterizan por ser piel fina y extremadamente delicada, ya que posee una menor concentración de glándulas adiposas. Por eso, se debe tener especial atención en su cuidado para evitar arrugas, flacidez y manchas.

Sin embargo, a diferencia de la piel del rostro, por lo general no se le da mucha importancia a la piel de esta zona. La falta de prevención frente a la exposición de agentes contaminantes y de rayos ultravioletas y el descuido son los factores que más influyen en su envejecimiento.

Los dermatólogos indican que a la piel del cuello y del escote debemos prestarle igual o mayor atención que a la piel del rostro. Por eso, es de importancia incluir esta área dentro de la limpieza de cutis diaria; así como el uso de cremas hidrantes (y de pantallas solares durante el verano sobre todo) que ayuden a mantener la piel joven y saludable. También es recomendable una buena exfoliación de forma periódica con el fin de mejorar la limpieza y la oxigenación de la dermis del área.

Algunos tratamientos no invasivos que ayudan a mejorar el aspecto del cuello y del escote son:

Radiofrecuencia facial: La radiofrecuencia de Accent se utiliza para mejora la laxitud de la piel y para atenuar arrugas finas. Se aplica un total de entre en 4 y6 sesiones en todo el rostro, cuello y escote. Los resultados son notables, por un lado, de manera inmediata al lograrse la contracción del colágeno existente, y, por otro lado, con el paso de las semanas se irá acentuando, lográndose el máximo efecto alrededor de los primeros tres meses, que es cuando se completa la formación de nuevo colágeno.

NIR: es un láser que se utiliza para mejorar la laxitud a la piel. Es una nueva opción para contrarrestar de manera activa el envejecimiento de la piel, la flacidez de la piel por aumento y descenso de peso, mediante la formación de nuevo colágeno en la dermis. Esta tecnología emite una luz colorada, que calienta de manera progresiva y confortable la piel, penetrando en la dermis y provocando la formación de nuevo colágeno y, acorta-miento de las fibras colágenas, mejora la arquitectura de la piel y la tensión.

El tratamiento está indicado para aquellos pacientes que muestran laxitud en la piel postparto, laxitud de la piel por envejecimiento en la cara, cuello, brazos, muslos, glúteos. Se deben realizar alrededor de 3 a 5 sesiones con un intervalo de 7 días y luego sesiones mensuales de mantenimiento. De esta manera se logra un efecto de contracción de la piel o reducción de la flacidez.

 ¡Llamanos al 0 810 345 7546 y reservá tu turno! Tenemos varias promociones en vigencia, descuentos y modalidades de pago. ¡Esperamos tu llamado! Recordá que la consulta médica es gratuita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here