Es el principal motivo de consulta dermatológica y una de las cuestiones estéticas que más nos preocupan. A partir de los 40, 1 de cada 3 mujeres tienen manchas.

Pero, ¿qué son, cómo prevenir su aparición y cómo tratarlas una vez que ya las podemos ver? Cristina Pascutto, médica dermatóloga del Hospital de Clínicas brindó una entrevista en donde respondió estas dudas y muchas otras más.

¿Qué son las manchas? Las manchas oscuras o hiperpigmentaciones que se desarrollan a nivel de la piel reflejan, en general, una alteración en la producción de melanina, el pigmento natural que da color a la piel.

¿Cuáles son los distintos tipos de manchas? Las hiperpigmentaciones son procesos frecuentes de ver y, aunque en la mayoría de los casos se trate de cuadros benignos, las personas suelen concurrir a la consulta por razones estéticas.  Dentro de las observadas en la consulta diaria se encuentran los Lentigos solares, el Melasma y las hiperpigmentaciones postinflamatorias.

-Lentigos solares o actínicos: también llamadas “manchas de la edad”, se presentan en personas mayores de 40 años yestán relacionadas con el envejecimiento cutáneo, sumado al daño solar.

-Melasma: e una dermatosis benigna facial adquirida que responde a factores hormonales y un factor lumínico específicamente dado por los rayos UV. El melasma se observa, sobre todo, en las mujeres jóvenes, especialmente en piel oscura. Las manchas son irregulares, de color castaño y de distribución simétrica  en mejillas, frente, sienes, labio superior y mentón.

-Pigmentaciones post-inflamatorias: son manchas residuales hiperpigmentadas que persisten después de la curación de algún traumatismo, infección, quemadura o  dermatosis inflamatorias como el acné. Son particularmente frecuentes en personas con piel oscura y se intensifican con la luz solar.

¿Cuáles son los principales factores que estimulan su aparición? Los factores que estimulan su aparición son variados, pero existen tres que actúan en forma significativa: el daño por luz UV, la influencia hormonal y el envejecimiento. Dentro de los procesos que señalamos, juegan especialmente los siguientes factores: en los lentigos solares, la luz UV y los mecanismos ligados  al envejecimiento; en el melasma, la genética, las hormonas y luz UV;y en las postinflamatorias, los procesos inmunológicos ligados a fenómenos traumáticos como pueden ser lastimaduras, quemaduras, la depilación o posterior a alguna dermatosis como, por ejemplo, eccemas o acné.

¿Se manifiestan en todo el cuerpo o en zonas determinadas? Las manchas pueden ser difusas, localizadas o puntuales y ubicarse en cualquier región del tegumento (revestimiento epitelial). Sin embargo, las zonas que con más frecuencia se comprometen son la fotoexpuestas como la cara, el escote, el dorso de las manos y los antebrazos.

¿Cómo podemos prevenir su aparición? La fotoprotección es, entonces, primordial. Lo ideal es seleccionar aquellos productos de amplio espectro que protejan contra los rayos UVA y UVB y de alta protección, como los de 50+.

¿Cuáles son los posibles tratamientos tanto en casa como en consultorio? Las medidas terapéuticas de primera línea consisten en la utilización de sustancias despigmentantes que permitirán interferir con la síntesis de melanina aumentada y renovar las células de la superficie de la piel para obtener su aclaramiento. En cuanto a los despigmentantes, existen en el mercado una serie de productos destinados a prevenirlas y atenuarlas. Se puede complementar con peeling químicos o mecánicos, IPL o láser.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here