Atrás quedaron las cirugías y tratamientos invasivos para verse mejor. La tecnología y la medicina lograron avanzar al punto de brindar procedimientos no invasivos con igual o incluso mejores resultados.

Pero, ¿qué hace confiable a un centro de estética?, ¿cómo diferenciar un buen profesional de uno malo?, ¿cuál es el rol de los pacientes? Estas dudas pueden resolverse mediante las claves de la medicina estética no invasiva.

  1. *Los resultados obtenidos se basan en realizar un tratamiento estético pensado para las necesidades de cada paciente. El médico debe evaluar detalladamente a cada una de sus pacientes, observando su edad, su piel, sus rasgos, sus hábitos de vida y los resultados anhelados.
  1. *El médico dermatólogo debe indicarle a la paciente los alcances de cada tratamiento según el grado de su patología, sin generarle falsas expectativas.  Es clave que el médico sea honesto con respecto a lo que se puede realizar, para que la paciente luego evalúe si está dispuesta a realizar el tratamiento o no.
  1. *El profesional (sea médico o técnico especializado) debe estar actualizado y formado constantemente. Los pacientes deben acceder a los últimos tratamientos y los médicos, en tanto, deben estar interiorizados con las últimas tendencias, de los nuevos productos y de las técnicas más innovadoras con respecto a la estética.
  1. *Un buen profesional primero debe ofrecer un buen a asesoramiento y cuidado de su paciente, antes que intentar “venderle” sí o sí un tratamiento. Es importante que el médico se ocupe del seguimiento de la paciente antes, durante y después del procedimiento. Además, puede decir decir “no” cuando su paciente es muy joven para someterse a un procedimiento, cuando pide rellenos de manera “adictiva”, cuando no respeta los tiempos entre las sesiones de mantenimiento, o cuando nunca está del todo conforme con la imagen que le devuelve el espejo. El profesional tampoco debe fomentar tratamientos innecesarios, ni por su cuenta ni por demanda de la paciente.
  1. *Una paciente tiene una función es activa, asumiendo su grado de responsabilidad, su decisión, informándose sobre la técnica y sus riesgos, y haciendo todas las consultas necesarias antes de cualquier procedimiento. Debe comprometerse con el tratamiento y seguir los consejos más allá de las sesiones en el consultorio.

Por otro lado, cada paciente debería asesorarse sobre los precios de mercado de los procedimientos. Si algún centro de estética ofrece un tratamiento por un valor mucho más bajo de lo que habitualmente se cobra, este es un indicio para desconfiar de los resultados de este trabajo. Se recomienda estar al tanto sobre los precios de los procedimientos. No son un dato menor a la hora de elegir a un profesional de la estética serio, comprometido, y que utilice productos de calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here